Decoración / Vida y estilo
Vida y Estilo

Volver a empezar

Llevaba Constance bastante tiempo dándole vueltas a la idea de volver a empezar con este blog, entre otras muchas cosas, porque lo echaba de menos. Lo que ella no esperaba, pobrecita mía, era el panorama con el que se iba a encontrar a la hora de actualizar esta web. En fin, que la jefa ya se veía ataviada con su trench primaveral por las calles de esta ciudad buscando peonías, freesias, hortensias (hydrángeas en términos más técnicos) para vestir algunas mesas y subir las fotos al blog y quejándose a algún que otro florista por el hecho de que, a esta localidad, no lleguen las flores que ella le gustan.

“Constance, sé perfectamente de qué flores me hablas, pero sólo te gustan a ti y a cuatro más y de momento en esta ciudad no tienen salida. Piensa que la mayoría vienen de Holanda y el transporte me cuesta un dineral. Oye, te veo muy profesional ¿por qué no te apuntas a un curso de arte floral?” le dice uno de tantos floristas, a lo que la jefa responde: “si lo que me vais a enseñar es como lo que tenéis a la venta, apañada estoy”… y en esas elucubraciones estaba sumida cuando, de la noche a la mañana, una de esas noticias con las que nos bombardean todos los días se hace cada vez más viral, más evidente y para qué lo vamos a negar, cada vez más angustiante. Porque ella disimula muy bien, y aunque a veces parezca fría y distante y hasta un tanto cascarrabias, sufre como la que más.

En medio de este cortocircuito de pensamientos que siempre la invaden, ella va haciendo. Esta vez quiere tomárselo con más calma. No desea quejarse ni hablar de sus miedos o preocupaciones porque, a fin de cuentas, con la que nos está cayendo … ¿a quién le importan estas minucias? De lo que se trata es de aportar un poco de color en momentos tan difíciles; algo de alegría; de elaborar este post con material propio; poniendo una mesa, lo más hermosa posible… hasta donde su inspiración y sus posibilidades lleguen. Sucede, sin embargo, que no hay flores en este momento ni floristerías abiertas. ¿Va a ser eso un problema?… pues no, faltaría más. Eso es lo que estoy tratando de hacer que comprenda porque es cabezota y perfeccionista hasta límites de los que ni ella misma es consciente.

Ha pasado por momentos en los que no sabía si arrancaría o no a escribir, y hasta hace un rato me comentaba: “¿Cómo me las arreglo para volver a empezar cuando ni siquiera sé si seré capaz de estructurar una frase en condiciones porque he perdido entrenamiento, porque han pasado muchas cosas desde el día en que, por agotamiento, tomé la decisión de no escribir ni una línea más, desde el momento en el que sólo de pensar en organizar un post, de elegir un tema y de subir fotografías ya me fatigaba? Quedan muchas cosas pendientes de actualizar en la web (ahora mismo sobra un plugin relacionado con el tema de protección de datos que no sé cómo eliminar) debería ampliar la cuota de disco porque no caben más fotografías… pero, a fin de cuentas, todo esto, no es un problema. ¿Cuántas líneas llevo escritas ya sin darme cuenta? …

Pensándolo bien, esta mesa sin flores, tampoco queda muy mal. He sustituido el arreglo floral por una jenjibrera y he utilizado un mantel de ikat (en jacquard de algodón, que no es ropa mallorquina aunque lo parezca) que adquirí on line en una tienda que no recuerdo.

He escogido una vajilla Mottahedeh Blue Canton. Este patrón chino es muy popular y tiene un azul, desde mi punto de vista, más intenso de lo habitual que la hace única.

La porcelana azul y blanca de Cantón o Nanking (llamada así por los puertos comerciales de los que partía) tuvo una gran demanda en Estados Unidos hasta bien entrado el siglo XIX.  Mildred Mottahedeh era una coleccionista de porcelana china que fundó junto con su esposo en 1929 Motthaedeh & Company, dedicándose a diseñar y proveer porcelana de lujo basada en modelos históricos o replicas directas fabricadas en Italia y Portugal para el mercado estadounidense. Detrás de las vajillas, de las buenas vajillas, se esconden historias apasionantes.

Hoy, sin embargo he decidido que sólo veamos parte del plato (en este blog lo hemos visto muchas veces y lo seguiremos viendo) y lo he cubierto con unas servilletas con iniciales bordadas en un color rojo intenso. Necesitaba algo más vibrante …

La cristalería y la cubertería son de herencia familiar y no me voy me a extender más. Espero aportar un poco de color y alegría en estos días de confinamiento y de alguna manera distraeros y distraerme un poco de las preocupaciones”.

Así que, seguid los consejos que nos da la jefa, que nos dan en todas partes y quedaros en casa.  

Si os ha gustado este artículo y os apetece, os damos las gracias por compartir.

Nos vemos en la próxima entrada.

(Todas las fotografías, Laura Ferragut para All that is chic)

Este artículo tiene 8 comentarios

  1. Alícia Martinon

    Q alegria volver a teneros en mi vida! Gracias x la vuelta!!!! 😜

  2. Manon Claustre

    En buena hora, muy feliz de recibir vuestros artículos, las extrañaba mucho. mis cariños para Constance y Laura .

  3. felipe Gazmuri

    Que bueno y bonito qe hallan vuelto a empezar ,con estos envíos. Felicitaciones y EXITO en esta nueva etapa.

  4. A GUSTO EN CASA

    Laura! Qué alegría volver a leerte. Fíjate que creo que has llegado en el mejor momento. Todos necesitamos aire fresco para sobrellevar esta situación. Y lo las flores… pues lo has resuelto muy elegantemente porque la mesa está preciosa. Un abrazo enorme! P.D. No nos abandones ahora, ¿eh?

    • AllThatIsChic

      No Isa, intentaré no abandonar, prometido. La alegría de volver a leerte es mutua. En nada me paso por A gusto en casa. Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies