Decoración / Vida y estilo
Decoración

Protagonista: Luisa Olazábal

Luisa Olazábal, la protagonista del post que hoy nos ocupa, es licenciada en Arquitectura de Interiores y está especializada en Arte y Antigüedades. Empezó a trabajar en el mundo de la decoración en 1993, y tras una estancia en Londres, regresó a Madrid en 2003 para fundar su propio estudio de decoración. Trabaja con una paleta de colores muy suave como punto de partida de casi todos sus proyectos. Si nos fijamos detenidamente en las fotos de la galería, casi siempre (salvo alguna excepción) utiliza blancos y neutros como base de cualquier proyecto de interior. Se trata de ambientes muy sosegados, que invitan a relajarse, a quedarse en casa y a disfrutar de ella.  Sin embargo, me dice Constance que “sabe poner el punto de color, en dosis más reducidas, en el lugar adecuado y cuando hace uso de ese recurso utiliza tonalidades vivas y muy cálidas”.  Eso se hace patente en este sofá azul, o en el estampado de los cojines del sofá que da la espalda a la pared de enfrente en la fotografía que vamos a ver a continuación:

y en la tela estampada (que recuerda a un kilim) que viste el banco de esta cocina y que, a su vez, contrasta con el suelo de damero en blanco y negro:

o en el cabezal tapizado en tela de color azul de este dormitorio:

Otra característica que llama la atención de su forma de trabajar es la capacidad que tiene  Olazábal para distribuir espacios en los que cabe de todo sin que parezcan sobrecargados. En esta fotografía, por ejemplo: la librería está abarrotada, sin embargo el enorme sofá en tono blanco neutraliza ese efecto y el ambiente, en su conjunto, no nos resulta en absoluto asfixiante, y ojo, que no cabe un solo libro más:

«Aunque a mí… las cosas como son, me gusta poner un poco más de color en el interior. Vamos que estoy pensando en aquel salón de Diana Vreeland: creo que ella le llamaba “el Jardín del Infierno” … o algo parecido. Por cierto, le pedí a Danvers que me buscara unas cuantas fotografías de ese salón y no me ha hecho ni caso. No da ni golpe, últimamente, lo voy a dar de baja.  Además me lo he encontrado mirando otro blog:  Elitista y por aquí ya no paso. No tengo nada en contra de este blog para caballeros, todo lo contrario, pero podría echar una manita en este, de tanto en tanto: que entre pensar la idea, buscar las fotos, editar, escribir, reescribir, hacer SEO (sí o sí) y todo lo demás, una ya no da para más.  A lo que iba, que me enrollo como una persiana: yo no digo que estos ambientes no sean bonitos, todo lo contrario, son elegantes, sencillos y depurados hasta decir basta, pero ya me entiendes, me gusta algo más teatral, con más flores, con más locura y con mas artificio…» me apunta Constance cada vez que se tiene que enfrentar a los tonos neutros, que en el fondo le encantan, pero tiene que decir la suya, ella es así, no puede evitarlo.

Columnas de acero de estilo y industrial y vigas vista envuelven este comedor con mesa y sillas de diseño. Preside todo este ambiente (se lleva todo el protagonismo) esta fotografía en blanco y negro del edificio Metrópolis, tomada de una forma muy especial, sin la cúpula:

La cocina con el banco tapizado y el suelo de damero, vista desde otra perspectiva (el suelo parece de baldosa hidráulica), ¿no os parece preciosa?:

Una lámpara de araña de, aproximadamente, el siglo XIX  (que, posiblemente, se tuviera que cablear) cobra todo el protagonismo en este sencillo comedor de la fotografía que vamos a ver a continuación. Hoy en día resulta muy difícil encontrar a alguien que restaure este tipo de lámparas… por no decir imposible. Los cables que unen las distintas cuentas de cristal acaban cortándose con el paso de los años… ¿y quién tiene ganas de entretenerse a buscar cables nuevos y pasar todas las cuentas de cristal, una por una? posiblemente, de existir alguien que realice la actividad, el coste de la restauración llegue a precios desorbitados:

Tonos neutros y pintura decapada. La colección de  antiguos libros y legajos hace un contraste formidable con el tono de la librería que vamos a ver a continuación:

Una antigua jaula de pájaros: esta parece de madera pero las hay de mimbre, bambú o metal. Estas jaulas dan mucho de sí: como candeleros, como centro de mesa, o tal cual, como la que aparece en esta fotografía. Son románticas y evocadoras:

Neutros y azules, en este salón. Lo extraño es que la puerta situada a la derecha del sofá (que da acceso a un jardín) carezca de embellecedores. Le resta simetría:

La única fotografía con pared oscura. Parece entelada o cubierta con un papel pintado que imita a tela. A Constance le gustan las paredes con tonalidades oscuras, que no son un invento nuevo.  «Un cuarto oscuro también tiene su encanto y su misterio. Además, si fumamos, no se amarillean las paredes».

Un biombo tapizado en crudo, que, al parecer, es pareja de otro, en la fotografía que veremos a continuación: El color siempre impregna los muebles o  los complementos de decoración en todos los proyectos de Olazábal. La verdad es que es una buena opción: si utilizamos una base neutra como punto de partida, tenemos muchas más opciones para cambiar los colores. De hecho, podemos cambiar más a menudo  y tener la sensación de que renovamos continuamente la casa:

Papel pintado con motivos geométricos, en la cocina que viene a continuación:

Blanco y tonos neutros, cortinas de lino y sofás en gris oscuro como contraste. La verdad: este ambiente del salón que veremos a continuación destila calma y sosiego y elegancia a partes iguales:

Una galería de grabados en las que casi todos los marcos siguen una misma línea cromática.

Los tres bustos y el contraste del azul celeste del mantel con el tapizado en azul intenso de la sillería le dan prestancia a este comedor. Y esta vez, más que los bustos, el protagonismo se lo lleva esta preciosa combinación de colores:

Los materiales naturales y de buena calidad son prioritarios en todos sus trabajos: mármol, piedra, linos, algodones, latón, madera, etc.

Y con estos interiores llenos de belleza y sosiego, sin renunciar a la comodidad, cerramos el post de hoy y nos despedimos hasta el siguiente.

Disfrutad de las fiestas.

Si os ha gustado esta entrada, os damos las gracias por compartir.

Fotografías 

www.ebom.com

AD

 

Este artículo tiene 1 comentario

  1. retroyconencanto

    Está bien que le des un toquecito a Danvers, Laura, ¡que se te está subiendo a la parra! Jejejeje. Y que bonitos son los interiores de Luisa Olazabal, no la conocíamos y nos encanta su elegancia atemporal.

    Besos mil de las dos

    J&Y

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies