Decoración / Vida y estilo
Vida y Estilo

Mariana Barran: Hibiscus Linens

Cuando Mariana Barran anuda un hilo o sujeta la aguja de ganchillo entre sus manos, inicia su particular viaje en el tiempo. Esta mexicana instalada en Houston es la fundadora de  Hibiscus Linens.  Mariana se dedica a buscar patrones antiguos de bordado,  consulta con su clientela para diseñar determinados motivos, supervisa a un equipo de artesanos y elabora muchas piezas a mano. Además, tiene pasión por su trabajo y dos intenciones muy claras:  preservar la costura tradicional y reinterpretarla para las nuevas generaciones. “No tratamos de hacer réplicas de labores del pasado”, dice Mariana con énfasis:  “estamos creando tendencia en el mundo del bordado utilizando técnicas antiguas, exquisitas e intemporales.”

En este mundo totalmente  mecanizado, de repente, esta mujer de 29 años, descubre la costura a mano, el bordado, el cordón de ganchillo y lo que ella llama hemstitching ( y nosotras, nuestra madres y nuestras abuelas llamamos “vainica”) y todo ello lo ha convertido en su oficio, su pasión y su carrera. Veinte años atrás, cuando vivía en Monterrey (su ciudad natal), donde el bordado básico todavía formaba parte de las asignaturas de la escuela primaria, a ella y al resto de alumnas se les encargó el trabajo de crear una muestra de tejidos con distintas labores de bordado. Mientras que sus compañeras realizaron las labores para pasar la asignatura, para Mariana esa experiencia  fue todo un descubrimiento y le gustó tanto que quiso aprender más. Su madre la apuntó a clases de bordado con cinta, bordado con hilo de seda, etc.

El trabajo de Mariana Barran combina la estética moderna con técnicas tradicionales de textil y bordado.  Así como un anticuario cree en el valor de un mueble u objeto decorativo que ha sobrevivido a cientos de años para continuar habitando entre nosotros,  Mariana cree en la calidez y el lenguaje universal que transmite una labor hecha completamente a mano. Las técnicas de bordado que utilizan son casi inexistentes (o un “bien en peligro de extinción” como diría Constance) en el mercado actual, debido a los esfuerzos y el tiempo que requiere producir todas las piezas a mano.

En esta empresa elaboran sábanas artesanales, mantelerías, servilletas, ropa de bebé y toallas, con técnicas centenarias,  pero se trata de ropa de hogar que puede ser utilizada en la actualidad. Eso sí, Mariana es partidaria de utilizar el color blanco o el color crema como base para bordar porque considera que estas dos tonalidades son las que ponen menos dificultades a la hora de lavar estos tejidos de lino. Todo este proceso de elaboración no incluye en ningún momento el uso de máquinas de coser o bordar. El nombre de esta marca Hisbiscus Linen procede de la casa de sus padres. Cuando en su casa hacían una reunión el té de hibisco estaba siempre presente; a toda la gente que pasaba por la casa le encanta estaba bebida, porque hacía que se sintieran reconfortados. Mariana considera que estos linos son tan especiales como el té de hibisco.




2.- Give to México y el bordado otomí:

En Hisbiscus linen, disponen de una segunda colección denominada:  “Give Back to México”,  consistente en productos mexicanos importados elaborados por los indígenas otomíes. La colección tiene como objetivo ayudar económicamente  a las familias nativas  y animar a más artesanos a aprender las técnicas únicas de bordado, pintura y telar. Las mujeres Otomíes trabajan desde su casa, son madres, en su mayoría, que trabajan de forma independiente. Algunas mujeres se dedican únicamente a bordar, otras realizan los diseños y bordan. Siguen un proceso de bordado muy minucioso que va pasando de generación en generación y requiere incontables horas de trabajo.   En esta colección se bordan manteles, almohadas y fundas de edredón en los colores tradicionales del bordado otomí (vibrantes y muy coloristas) y también en colores neutros como beige y gris. Bordan sobre un lienzo de algodón y los motivos de estas labores suelen consistir en: caballos, gallinas, perros, etc., adornados a su vez con multitud de pétalos de flores de colores muy vistosos. En estas dos fotografías veréis dos muestras de las colección de Hibiscus Linens, y en la última fotografía podréis contemplar una muestra del bordado otomí tradicional. Seguro que os resulta familiar, y que mas de una de una nosotras tiene algún vestido bolso o complemento que se inspira en estos tejidos. De cara al verano se suelen ver muchos.

¿Os ha gustado esta entrada? si es así, os damos las gracias por compartir.

Y nos despedimos hasta la próxima entrada, no sin antes desearos un feliz inicio de semana.

Una muestra de bordado otomí Vía www.dopofarniente.com 

Resto de fotografías:

www.hibiscuslinens.com 

www.zunera-serena.com
www.stacilynndesigns.com

Este artículo tiene 6 comentarios

  1. Ángela

    Exquisita colección, una bocanada de delicadeza artesanal y tradición en un mundo lleno de funcionalidad y servilletas de papel.Me encantaría ver más de la coleccion otomi, los colores de Mejico son fascinantes .

    • AllThatIsChic

      Gracias Ángela. Me comprometo a dedicar una entrada entera al bordado Otomí. A mi también me fascinan. Un abrazo!

  2. A gusto en casa

    Buenos días, Laura: Ya comentamos en otra ocasión (quizá en Navidad), lo bonitos que resultan los manteles y servilletas bordados. Realmente, es una maravilla que se recuperen estas tradiciones adaptándolas a los nuevos tiempos (y medios). Un beso!

    • AllThatIsChic

      Es una maravilla, Isa, sería estupendo que se pusiera de moda el bordado. Un beso!

  3. retroyconencanto

    ¡Qué interesante de nuevo, Laura! Lo cierto es que lo de Mariana es pura vocación… Nosotras, de pequeñas en el cole, también tuvimos que entregar un muestrario de labores… y te podemos asegurar que muchas de ellas las hicieron nuestras respectivas madres…(tramposas que éramos, jejeje) Y, sin embargo, ahora valoramos como nunca estas labores antiguas de las que podemos disfrutar gracias a los ajuares de nuestras madres y abuelas… Nos parece maravilloso que esta mujer haya creado esta empresa, pura artesanía, y estamos convencidas de que será un éxito rotundo, pues siempre habrá personas que valoren y disfruten estos productos para el hogar.

    • AllThatIsChic

      Es que, últimamente la artesanía está subiendo como la espuma. Pienso que habrá más y más demanda de producto artesanal.
      La gente, en cierto modo, empieza a estar un poco cansada de productos fabricados en cuestión de segundos. Hay sistemas de producción
      de ropa en cadena en los que, en quince días fabrican la colección y la tienen colocada en los escaparates. Sin lugar a dudas, el
      resultado afecta a la calidad y a los acabados de la prenda en cuestión. De otra manera es imposible. Un beso a las dos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies