Decoración / Vida y estilo
Vida y Estilo

La Double J: tesoros vintage

Esta tarde anda Constance algo revolucionada con este post titulado La Double J: tesoros vintage. Le encanta el vintage y más aun cuando quien lo lleva es J.J. Martin. Esta mujer, que ha trabajado como periodista para Harper’s Bazaar y The Wall Street Journal, se enamoró del vintage en los noventa (cuando trabajaba en Nueva York y ganaba muy poco dinero), a través de un amigo que la llevaba a visitar el mercado de pulgas de Chelsea. Tiene mucha paciencia para encontrar “tesoros”, se fija en los colores, en el corte, en los bordados y aplicaciones . . .

Tras vivir trece años en Milán decidió crear esta web: La Double J destinada a la venta de ropa vintage para todas aquellas mujeres que no tienen esa paciencia que se requiere para adquirir este tipo de piezas en mercados o tiendas físicas. Además, complementa la venta de ropa vintage con una línea propia de ropa más moderna pero que no pierde de vista ese aire retro. Los diseños que más aprecia para la venta de ropa vintage son los de Prada, Valentino y Stella McCartney. Para restarle monotonía a la venta on-line, ha creado en la misma web otra sección en la que escoge a una serie de mujeres que viven en Milán, que trabajan en diversos campos y a las que admira personalmente, y les realiza a cada una de ellas un reportaje con la ropa de su web. Cada sesión de fotos tiene lugar en sus casas o en lugares especiales de esta ciudad.

El vintage, me explica Constance, no deja de ser ese lado chic de la ropa de segunda mano. Pero, a pesar de todo, es algo más que ropa usada. Se trata de accesorios, prendas y complementos de otros tiempos, —desde los años veinte a los ochenta—, de diseñadores que han hecho historia. No, no vamos a enumerar una lista porque cualquier lector un poco aficionado a la moda puede imaginársela. Es otra forma, posiblemente mucho más estimulante de lo que parece, de vivir la moda.  La moda y el vintage tienen en común esa revalorización constante de tendencias o estilos del pasado.  Una pieza vintage, bien llevada, puede ser muy estilosa. Aunque no todo el mundo se deja enganchar por la fiebre del mercadillo (la mayor parte de las veces por falta de tiempo para andar detrás de una prenda determinada), existen muchas personas asiduas a esta forma de ampliar y complementar un vestuario.

Normalmente, quienes se encargan de viajar y comprar las prendas pieza a pieza son los dueños de las tiendas vintage bajo unas pautas de selección muy minuciosas. Los clientes de ropa vintage tienen edades que van desde los dieciocho a los setenta y cinco años.  Por lo general, se trata de personas con mucho criterio a la hora de vestir que no se dejan llevar por las últimas tendencias.  Las piezas que tienen más demanda son las de los años cincuenta, sesenta y setenta, y últimamente, los diseños de los años veinte y cuarenta son los más perseguidos.

No quiere cerrar Constance esta entrada sin un último consejo acerca del vintageevitar el efecto abuelita y el efecto disfraz.  No es necesario vestirse con prendas vintage de los pies a la cabeza como tampoco es preciso hacerlo de un diseñador actual determinado.  Es mucho mejor actualizar una pieza retro combinándola con otra más moderna. No se trata de salir a la calle como si escapáramos de un retrato histórico, ni de reproducir el retrato de nuestra bisabuela por más nostálgicos que seamos (algo bastante común entre todos los amantes del vintage). Peinados y maquillajes actuales y sobre todo naturalidad.   La galería de J.J. Martín que viene a continuación, nos puede dar una idea. Dice Constance que luce las prendas vintage como nadie.

¿Os gusta el vintage?

Buen inicio de semana.

Si os ha gustado el artículo, os damos las gracias por compartir.

1-jj-martin-dresss-harpers-bazaar-paris

jj-martin_la-double-j_garance-dore_6jj-martin_la-double-j_garance-dore_9
JJ_in_Lurex_jacquard_top_and_trousers_set,_1975-xxlarge_trans++KhFjnTghPt2FHg_cg_GUXpGgoArIYx7OX2MEDvL6Npw

Untitled-0923gallery-1438213515-hbz-doublej-collectibles-embed-02jj-martin-milan-guide-salone-del-mobile-01

jjmartin_920x518px3

JJMartin

LaDoubleJ-Debuts-Its-WunderWall-during-Salone-del-Mobile-2016-

thewebster-top-jjmartin-1024x683

IMG_5700-1024x1024

26fmilan-A-master1050-v2

laura-lusuardi-portrait-rectangle-21100000008118_0

JJ_TamuFrancesca_04_0666_1-2000x1125

JJ_MLS_03_0557

320

unnamed-6

JJ_Bringhelis_02_118362

Salone-Milan-LaDoubleJ-Event19-1335x2000

JJ_MLS_01_04701

la-double-j-10.nocrop.w840.h1330.2xJJ_MLS_04_0551
1100000008101_004-vintage-wars-02.w1200.h630

6f06fc841fccbbd_double_j_header

JJ_MLS_05_05801JJ_MLS_02_05411

26-la-double-j-01.w1200.h630

1100000005223_11100000007944_11100000000280_0

1100000008095_1

Fotos: www.ladoublej.com       www.lofitabc.com        www.architecturaldigest.com

Este artículo tiene 4 comentarios

  1. Lorena

    Que selección tan bonita! A mí que no me gustan mucho mis rodillas este tipo de vestidos largos me encantan 🙂

  2. A gusto en casa

    Hola Laura: Me ha encantado la expresión ‘efecto abuelita’ jajaja. Bien llevado el vintage sí que me gusta, sobre todo las piezas de los sesenta. Algunas de las fotos, en las que detecto ligeras reminiscencias psicodélicas, me parecen divertidísimas. Un beso!

    • AllThatIsChic

      La verdad es que hay que saberlo llevar. A mí me emocionan esos peinados con ondas al agua estilo años treinta. Tengo
      mucho peligro para llevarlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies