Decoración / Vida y estilo
Lugares con encanto

Entrevista a Cecilia Conde Moragues: Boutique Hotel Can Cera

Cecilia Conde Moragues nació en Barcelona y durante toda su vida ha alternado su residencia entre esta ciudad y Mallorca. Entre muchos de sus proyectos de decoración podemos contemplar el Círculo Ecuestre o el Círculo del Liceo de Barcelona. Cecilia es una mujer sencilla, elegante y dinámica. Durante nuestro encuentro, le está dando vueltas a la idea de cambiar uno de los sofás del Salón Rojo del Boutique Hotel Can Cera, —un bello caserón del siglo XVII situado en la calle San Francisco, de cuya rehabilitación y decoración se encargó ella, íntegramente, con anterioridad al año 2011—, por otro con una tela estampada francesa. Cecilia es amante de las antigüedades, de la buena pintura, y al mismo tiempo, posee un sentido estético contemporáneo y ecléctico. Hoy ha tenido la gentileza de conceder una entrevista a All that is chic, podríamos decir que en su casa o en Can Cera, uno de los hoteles más elegantes y entrañables de esta ciudad:

LF.- Cecilia Conde Moragues tiene instinto para las artes decorativas desde que era muy pequeña: ¿tienen algo que ver en ello la figura de sus padres, las ciudades y las casas en las que ha vivido?

CC.-Sí, he tenido la gran suerte de vivir unas casas muy confortables y armoniosas, estoy segura de que en algo ha influido.

LF.-Usted nació en Barcelona: ¿no cree que esta ciudad posee una arquitectura bellísima, por no decir una de las arquitecturas más bellas del mundo?

CC.-Barcelona es mi ciudad, nací en Pleno Eixample y vivo en una casa modernista en el Tibidabo . Creo realmente que Barcelona es una ciudad muy atractiva y cosmopolita.

LF.- En cada habitación de Can Cera se percibe el amor de Cecilia por la tradición. Hoy en día existen muchos estilos decorativos (quizá demasiados, porque hemos llegado a un extremo en el que cuesta diferenciar algunos estilos de nueva denominación entre sí), aunque cada vez se mezclan con más sabiduría, sin embargo; ¿ si usted se viera en la coyuntura de tener que elegir entre un estilo minimalista o tradicional como base para todos sus proyectos, sin lugar a más opciones: ¿cuál de los dos elegiría?

CC.-Soy ecléctica, me gusta mucho lo tradicional. Compongo mis espacios con muebles de gran calidad, y los complemento con obras de arte contemporáneas.

LF.-En lo concerniente a muebles antiguos: ¿hay algún periodo o estilo por el que sienta especial debilidad?

CC.-Los del Siglo XVIII me apasionan, pero sobre todo los muebles mallorquines Luis XV y Carlos IV.

LF.–Tres pintores contemporáneos favoritos de Cecilia:

CC.-Me gustan muchos, en especial, la pintura de la primera mitad del Siglo XX y el arte abstracto contemporáneo.

LF.- Dos decoradores/diseñadores de interiores españoles y uno extranjero:

CC.-No podría indicarte dos en especial porque hay muchos que me encantan.

LF- En Mallorca, a principios del siglo XVI, se inicia, lentamente, el desarrollo del estilo renacentista. Los primeros testimonios de este estilo, si no estoy mal informada, se producen con el palacio Verí, Can Salas, Can Oleza, y quizá el más representativo de ellos sea el palacio del Marqués del Palmer. El origen de Can Cera, es incluso anterior a estos ejemplos, anterior a la Conquista de Mallorca por Jaime I en 1232. Can Cera ha ido modificándose y reformándose en el transcurso de los años y cuando usted tuvo que acometer esta última reforma, posiblemente, tuviera que utilizar materiales y técnicas de trabajo propias de épocas anteriores: ¿fue fácil encontrar a profesionales capacitados para ello?

CC.-La Mallorca renacentista da paso a los palacios austeros, sobrios y elegantes entre los cuales se encuentran, por ejemplo: Can Vivot y Can Oleza. La Isla cuenta con una artesanía propia muy especial y grandes artesanos.

LF.-En todo el proyecto de Can Cera ¿cuál fue el reto más difícil al que tuvo que enfrentarse?

CC.-Integrar en un edificio como Can Cera un hotel actual, elegante y confortable sin que perdiese, en ningún momento, su carácter mallorquín.

LF.- Doña Cecilia: la pregunta más difícil… si tuviera que elegir entre Mallorca o Barcelona: ¿con cuál de las dos se queda?

CC.-Vivo en las dos ciudades, adoro Barcelona y adoro Palma.

El Boutique Hotel Can Cera está situado en el casco antiguo de Palma,  dentro de la muralla, en la calle San Francisco, entre la Plaza de Santa Eulalia y la de San Francisco y muy cerca de la Catedral.   Su origen es anterior a la Conquista de Mallorca por Jaime I (1.229-1231). A lo largo de su historia, Can Cera, ha pasado por las manos de distintos propietarios, por lo que ha sufrido muchas modificaciones. La reforma más destacable de este imponente caserón tuvo lugar a mitad del siglo XVII, momento en el que se creó el patio por influencia de la arquitectura italiana renacentista. Su interior es palaciego, rico y exuberante: grandes salones, techos altos y balcones con vistas a la calle San Francisco y al patio interior.

Vamos a empezar a disfrutar de este recorrido.

A continuación, el zaguán que da acceso por un lado a las 14 habitaciones de las que dispone el hotel y por otro al gastrobar:

Interiores que dan acceso a las habitaciones:

El diseño de los cabezales de las camas de todos los dormitorios (inspirado, queremos pensar, en las camas de cuatro puntas mallorquinas del siglo XVIII pero en una recreación actual) es de Cecilia Conde. Para vestir las habitaciones utilizó telas mallorquinas de Bujosa:

Fotografía gentileza de B. Hotel Can Cera

Fotografía gentileza de B. Hotel Can Cera

Sala de estar que da, en uno de sus laterales, al patio mallorquín con una espléndida iluminación:

Antigua puerta malloquina en madera de norte con pomo de mármol:

En el comedor principal se combinan muebles antiguos con muebles tradicionales y se han respetado los suelos originales de baldosa hidráulica. Podemos contemplar algunas obras pictóricas de Montserrat Clausells.  A Constance le ha gustado el detalle de vestir con tulipas la lámpara holandesa:

Varias perspectivas del comedor: atención a las tapicerías rayadas, se trata de una opción que nunca falla:

Un ventanal del comedor que se comunica, a su vez, con un mirador:

Pasamos al Salón Rojo de Can Cera: durante la reforma, al eliminarse un falso techo, se encontraron con una sorpresa: estos magníficos artesonados.  En su interior se han combinado, sin ningun problema, un magnífico bargueño y varias cornucopias con obras de pintura abstracta: La lámpara de araña, sin lugar a a dudas, es manufactura de Vidrierías Gordiola:

Fotografía gentileza B. Hotel Can Cera

Una mesa malloquina de buffet, posiblemente del siglo XVIII,  (estas mesas solían fabricarse en madera de nogal y en orígen se situaban en el centro de los salones). Aquí podemos contemplarla enfrentada a un balcón con mirador:

Otra sala de estar y bliblioteca en tonos verde agua, ricamente panelada con acabados de pan de oro. Atención a la pareja de libreros pintados en verde con acabados en decapado y a la puerta secreta:

El ambiente de Can Cera, es acogedor y familiar:

Un confortable rincón para leer. Atención a la mecedora de ratán:

Vamos a subir a la terraza/solarium de Can Cera:

Puerta y escalera de mármol que dan acceso a la Planta Noble desde el patio mallorquín:

A continuacion, el patio mallorquín fotografíado desde la escalera de la Planta Noble:

Estos patios malloquines son perfectos para plantas que no admiten una luz excesiva (helechos, hojas de salón, kentias, hortensias, etc.) :

Y va siendo hora de despedirnos.

Agradecemos la amabilidad de Cecilia Conde y de Mariona Salas, Front Office Manager de Boutique Hotel Can Cera, que nos ha acompañado durante todo el recorrido comentándonos mil y un detalles de la historia de esta casa y de la filosofía del hotel y a Carlos Vásquez, Marketing & Sales Manager de IT Mallorca Unique Spaces, por habernos facilitado esta labor.

Animamos a quienes les apetezca pasar unos días de descanso o unas vacaciones visitando Mallorca,— y en especial el casco antiguo de Palma—, y deseen alojarse en un hotel con historia, en el que van a sentirse como en casa, que no duden en alojarse en Can Cera.

Nos despedimos, con elegancia mallorquina, hasta la próxima entrada.

Si os ha gustado el artículo, os damos las gracias por compartir.

Resto de fotografías LF para All that is chic

Este artículo tiene 2 comentarios

  1. retroyconencanto

    Pues tomamos nota de este precioso hotel, Laura. Ninguna de las dos conoce Mallorca, aunque estamos deseando hacerlo, y no dudaríamos en alojarnos en Can Cera, donde seguro encontraríamos el relax y la inspiración que un lugar tan bonito ofrece. ¡Nos han gustado especialmente los cabeceros!

    Besos mil de las dos

    J&Y

    • AllThatIsChic

      ¿Cómo que no habéis estado en Mallorca? Antes de venir contactad conmigo. Sin lugar a dudas Can Cera es un buena opción si no os apetece el plan sol y playa. Animaros ya !!! Un beso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies