Decoración / Vida y estilo
Lugares con encanto

Crispin Glover: Zámek Konárovice

Crispin Glover nació en 1964 en Estados Unidos. Es hijo de actor y de bailarina y empezó a trabajar en el cine a una edad muy temprana. En 1985 dio vida a George McFly en la película Back to de Future y ese papel lo catapultó a la fama. Ha trabajado en películas con títulos como: The Doors dirigida por Oliver Stone, Bartleby (2001) y Sillar (2003), la mayoría de las veces, dando vida a personajes excéntricos. Además de interpretar, canta y escribe. Pero, si por algo nos interesa hablar de este actor es porque Constance ha descubierto un castillo del que es propietario en Praga, llamado Zámek Konárovice  raíz de  este reportaje pubicado por la revista AD en su edición de junio.

La relación de Glover con Praga está ligada a sus raíces familiares. Sus bisabuelos maternos habían nacido en la República Checa. Glover visitó Praga por primera vez en 2001, en el mismo momento en que tuvo lugar el ataque al World Trade Center en Nueva York. Debido al atentado, por motivos de seguridad, tuvo que quedarse allí más días de lo previsto.

Konárovice es un municipio perteneciente al distrito de Kolín (situado aproximadamente a unos cincuenta kilómetros de Praga) en la República Checa. El castillo de Zámek Konárovice fue construido en el año 1600 sobre una estructura cuadrangular de estilo renacentista. En 1700 adquirió un estilo barroco. Dentro del castillo podemos hallar estilos arquitectónicos que reflejan tendencias y gustos de distintas épocas. En el año 1855 fue propiedad del conde Harrach:  Jan Nepomuk Harrach nació, —por lo que ha podido averiguar Constance—, el 2 de noviembre, 1828 en Viena. La madre de Harrach provenía de una familia checa de Lobkowicz.   Crispin Glover, después de haber adquirido esta propiedad, descubrió que el conde Harrach había sido mecenas del compositor y director de orquesta Bedřich Smetana y la habitación que utiliza Glover como despacho es la misma en la que Smetana compuso algunas de sus obras.

Comenta Glover en esta entrevista que, a medida que ha ido avanzando la reconstrucción de castillo, han hallado paredes con frescos de la época barroca. Al parecer, el más antiguo de todos está en la sala de reuniones. Comenta que «poseer» un inmueble con tanta historia le ha hecho comprender que él no es otra cosa que el cuidador de un legado y que, probablemente, se dedique a restaurar este castillo durante el resto de su vida.

Zámek Konárovice, en la actualidad, está protegido por el gobierno. La intención de su propietario, a fin de cuentas, no puede ser otra que la de restaurarlo de acuerdo con su época, así como con los materiales y métodos de construcción propios de la misma. Glober comenta en el reportaje que es consciente de que va restaurarlo durante el resto de su vida. Que le hubiera gustado dejarlo en estilo barroco, pero que no tiene suficiente presupuesto para ello. Que tampoco le sobra tiempo y que si no fuera por eBay no hubiera tenido tiempo de adquirir la cantidad de mobiliario y piezas de decoración que ha adquirido hasta el momento.

«No todo el mundo tiene o adquiere esta mentalidad. Menos mal que está protegido. A saber, lo que harían con algo así algunos hoteleros o determinados empresarios. Convertirlo en un hotel de lujo adaptado a las necesidades de una determinada clientela a costa de robarle toda su magia haciendo tabla rasa con todo lo anterior. Porque a muchos no les dejan, de lo contrario, veríamos desaparecer constantemente edificaciones de estas épocas. Y lo que no vemos y no nos han contado. En realidad, nos cuentan lo que quieren. La especulación no conoce límites», dice Constance.

Y pasamos a la galería fotográfica. Podemos contemplar fotos de los jardines de Zámek Konárovice que se han diseñado inspirándose en los jardines ingleses.  Nos despedimos nos sin antes desearos un feliz jueves.

Nos vemos en la próxima entrada.

Fotografías
Mike DePasquale y  Martina Maffini

Este artículo tiene 2 comentarios

  1. A gusto en casa

    Hola, Laura: Curiosa historia a partir de la cual miraré a este actor con otros ojos (debo ser de las pocas que no se considera fan de esa saga cinematográfica). El castillo es impresionante en arquitectura y no deja de sorprenderme cómo intenta mantener cierta estética austera con la llamativa ausencia de elementos decorativos. Eso sí, las piezas que contiene deben ser de valor incalculable: los suelos, el baño,esa cama con estructura completa labrada que me recuerda a la del estudio de Sorolla en su casa-museo de Madrid… Un post muy interesante. Feliz fin de semana! Un besazo

    • AllThatIsChic

      Gracias Isa: me acabas de recordar una asignatura pendiente. No he visitado la casa-museo de Sorolla en Madrid. Un beso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies