Decoración / Vida y estilo
Decoración

Studio Peregalli: capturar el pasado

Laura Sartori Rimini y Roberto Peregalli son socios de Studio Peregalli, posiblemente, una de las firmas de arquitectura y decoración más prestigiosas del mundo. Destacan por su atención al detalle y por su extraordinaria capacidad para capturar el pasado y la atmósfera de los interiores de otras épocas. Basta con contemplar su propio estudio rodeado de fragmentos de molduras, antiguos chandeliers, azulejos pintados a mano, muestras de telas (algunas de ellas, recuerdan a las viejas telas de Fortuny), situado en Milán y del que la revista New York Times realizó este reportaje cuyas fotografías veremos al final de este post. Las paredes están cubiertas con un papel pintado que se asemeja al antiguo cuero repujado:

Laura Sartori fotografiada en su estudio de Milán por @ Martin Morrell

Su forma de trabajar no es sencilla, de hecho; es posible que no exista prácticamente otro estudio de decoración en el resto del mundo que trabaje con este enfoque y precisión y para qué vamos a negarlo: con esta inclinación por la arquitectura europea y esta sensibilidad para recrear la historia. En realidad, no se dedican a restaurar y no copian un espacio tal y como era exactamente en el pasado.

«Nada que ver, por ejemplo; con la restauración de la Fenice en Venecia tras el incendio. En este caso, la consigna de Aldo Rossi fue siempre la misma “com’ era e dov’ era”, (“cómo era y dónde estaba”) y el resultado final fue una réplica exacta del teatro con anterioridad al incendio que tuvo lugar en 1996. Studio Peregallí reinterpreta el pasado, pero nunca copian directamente. La impresión final es que esos interiores siempre han estado en ese mismo lugar», me explica Constance.

En este blog pudimos contemplar uno de sus trabajos. Se trata de la casa de Pierre Bergé, un duplex en París que vimos en esta otra entrada.

A continuación vamos a contemplar algunos de sus proyectos:

1.- Hampstead, Londres:

Esta casa situada en Hampstead data del año 1881 y en el siglo XX  había sufrido una serie de modificaciones que habían hecho desparecer, casi por completo, toda su arquitectura interior. A finales de los cincuenta se había convertido en una comuna habitada por artistas. Los interiores, dice el propio Roberto, “habían sido muy llamativos tiempo atrás, pero no poseían encanto alguno. Había hasta suelos de mármol brillante, paredes blancas y un tobogán de piedra falsa que llegaba a la piscina”. Eso no fue un obstáculo para que los nuevos propietarios se animaran a remodelarla:

Uno de los cambios más difíciles fue el de trasladar la piscina al sótano. En el lugar donde estaba situada la piscina, Laura y Roberto, se imaginaron esta biblioteca. Las estanterías pertenecieron al decorador italiano Renzo Mongiardino amigo de la familia de Roberto Peregalli. Esta biblioteca cuenta con una cúpula de cristal en el centro que recuerda a los grandes edificios ingleses del silgo XIX. En otros lugares de la casa se recuperaron viejos suelos de parqué y para el resto de la decoración optaron por recrear la historia de los marinos ingleses que decoraban sus casas con todos los bienes y el mobiliario que adquirían en ultramar:

Este papel de chinoiserie inspirado en el siglo XVIII fue el punto de partida para proyectar el comedor:

2.- Apartamento en Milán:

Los propietarios de este apartamento en Milán querían que fuera y se percibiera cómodo, incluso para cualquier persona que entrara allí por primera vez. Deseaban que la casa tuviera un aspecto muy vivido. Debido a la cantidad de renovaciones que había experimentado esta vivienda, los diseñadores optaron por empezar desde cero. No había suelos ni paredes en condiciones para reformar, todo se tuvo que volver a hacer:

Fotografía @Oberto Gili

Fotografía @Oberto Gili

Fotografía @Oberto Gili

Fotografía @Oberto Gili

3.- Apartamento en Nápoles:

Para renovar este apartamento el propietario pidió a los diseñadores que le dieran protagonismo a su colección de pinturas de paisajes italianos. Antes de la reforma esta vivienda estaba dividida en pequeñas habitaciones y se habían bajado los techos.  Con la reforma reaparecieron techos altos con bóvedas que antes eran inexistentes. Dice Constance que no soporta esta «absurda manía que tiene mucha gente de pretender distribuir casas antiguas como si lo hicieran con una vivienda convencional»:

Fotografía @Oberto Gili

Dos vistas del puerto de Nápoles del siglo XVIII presiden esta sala de estar. Las paredes y el sofá están cubiertos con un damasco de seda azul. Flanquean la puerta dos cómodas napolitanas con sobre de mármol del siglo XVIII:

Fotografía @Oberto Gili

En este salón oval las paredes fueron pintados siguiendo la técnica del trampantojo. El mobiliario incluye una lámpara romana de madera dorada del año 1700, un sillón genovés del siglo XVIII y un banco de caoba inglés del año 1800 tapizado con cachemira. Sobre la cómoda francesa se puede contemplar una pintura del siglo XVIII de Pietro Bardellino:

Fotografía @Oberto Gili

Cocina pavimentada y alicatada con baldosas de mayólica napolitana:

Fotografía @Oberto Gili

4.- Villa Buccioli, Venecia:

A unos 40 kilómetros al norte de Venecia, en la ciudad de Oderzo,  está situada Villa Buccioli, que arrastra un pasado muy siniestro. La parte más antigua de la casa se formó a partir de las ruinas de un castillo  medieval. Junto a la antigua muralla del castillo se encuentra la parte central de la casa: una estrecha estructura del siglo XV que servía originalmente de punto de encuentro a una secta local de fanáticos religiosos que se golpeaban públicamente en un intento de redimir sus pecados. Esta estructura contiene la suite principal y la biblioteca, mientras que, otro añadido consistente en un edificio de dos plantas del siglo XVI, alberga la cocina, el comedor y dos salones:

Fotografía @Oberto Gili

Después de comprar la propiedad en 1985, los Buccioli se empeñaron en arreglarla, y en 1999, cuando Estudio Peregalli emprendió el proyecto, tanto la casa como el jardín ya habían sufrido importantes reestructuraciones.  Dice Roberto Peregalli, recordando el estado de Villa Buccioli cuando él y Laura visitaron por primera vez la casa, que la estructura de la misma era perfecta pero carecía de vida y calor.

Esa frialdad de la vivienda fue la característica que más les motivó. Tardaron tres años en conseguir otorgarle calidez:

Fotografía @Oberto Gili

Fotografía @Oberto Gili

Fotografía @Oberto Gili

Fotografía @Oberto Gili

5.- Andalucía:

Quizá sea este el proyecto más llamativo de todos.  Una familia italiana afincada en Londrés compró en Sotogrande (un paraíso artificial en el que hasta 1960 no existía nada)  una tierra cercana a la playa con la intención de construir esta casa familiar en lugar de una residencia vacacional. Un pasado inexistente que esta pareja de diseñadores tuvo que inventar partiendo desde cero, verlo para creerlo:

Fotografía vía AD Magazine

Fotografía vía AD Magazine

Fotografía vía AD Magazine

6.- Alpes Suizos:

Para la reforma de esta vivienda de cuatro plantas de los años cincuenta situada en la estación de esquí suiza de Saint Moritz, el primer paso fue la adquisición de un techo. Pero no uno cualquiera. Roberto dio con una cubierta del siglo XVI procedente de un palacio en la ciudad italiana de Ferrara. “El techo era hermoso pero sencillo”, dice Peregalli, “con mucho colorido y angelotes renacentistas pintados directamente sobre estos ásperos tablones”. Encajaba perfectamente en la visión que su cliente tenía para este lugar. Vamos a verlo, a continuación:

Fotografía @Oberto Gili

Fotografía @Oberto Gili

Fotografía @Oberto Gili

Fotografía @Oberto Gili

7.-  Studio Peregallí, Milán:

El estudio en el que trabajan Laura y Roberto y del que hablábamos al inicio de este post está situado en pleno corazón de Milán, vamos a ver algunas fotografías:

Foto @ Martin Morrell

Foto @ Martin Morrell

Foto @ Martin Morrell

Foto @ Martin Morrell

Fotografía AD Rusia

Dicen que su trabajo no siempre es viable, a veces, tardan meses en dar con un artesano capaz de elaborar una clase de azulejos determinada.  “Podemos tener ideas, pero no siempre encontramos profesionales que nos ayuden a llevarlas a cabo “, dice Laura. Roberto y ella apenas se promocionan, de hecho, no hemos encontrado un página web oficial para localizar su estudio. Se contentan con esperar a ser descubiertos por los clientes que realmente creen en lo que están haciendo. Esperamos que su trabajo os haya gustado.

Disfrutad de las vacaciones y tratad de llevar el calor de la mejor manera porque, por el momento, tenemos altas temperaturas para bastante tiempo.

Nos vemos en la próxima entrada.

¿Os ha gustado este artículo?, si es así, os damos las gracias por compartir.

 

Imagen destacada:

www.martinmorell.com

Este artículo tiene 2 comentarios

  1. A gusto en casa

    ¡Impresionante! ¡Me ha gustado todo! Lo de trasladar la piscina me ha llegado al alma, desde luego, aunque todos los proyectos tienen su dificultad. Respecto al tema de los techos pienso igual, ¿para qué bajarlos? Si se quiere una vivienda de esas características para qué adquirir una antigua, es una lástima. Un besazo

    • AllThatIsChic

      Hola Isa;
      Yo les veo mucha, muchísima dificultad. Son un capricho. Un beso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies