Decoración / Vida y estilo
Decoración

Papeles pintados con efecto damasco

Tal y como reza el título de esta entrada el objetivo de hoy es hablaros de los papeles pintados con motivos de damasco o más bien con efecto damasco. Se trata de un tejido de raso o sarga que se originó en la ciudad que lleva el mismo nombre en el siglo XI y se perfeccionó en el XIII. A partir del siglo XIII empezó a ser muy demandado por los europeos.

Esta clase de tejidos se caracterizan porque, por un lado,  la trama sirve de fondo y la urdidumbre forma el dibujo y por el otro lado ocurre justo lo contrario. En el tejido de damasco se considera anverso la cara en la que se forma el brillo en el fondo y los dibujos son mates.

A partir del siglo XX, con la invención del telar de Jacquard se empezó a hacer mucho más fácil tejer damasco. En la actualidad, la mayoría se tejen controlados por ordenador.

La tela de damasco se ve a menudo en interiores de muebles, tapicerías, cortinas, manteles y cómo no papeles pintados y se suele tejer con motivos vegetales, de cruces, volutas, espigas, etc.

«¿Quién no recuerda haber visto o visitado antiguos caserones con las paredes enteladas a base de damasco? En Mallorca el más característico tiene motivos de granadas y con él se recubrian estancias inmensas, siempre en color rojo.

Por ejemplo, el comedor de esta casa del siglo XIX  situada en el sur de Borgoña cuyas paredes fueron enteladas (a saber cuánto tiempo llevarían enteladas cuando se realizó la fotografía) en un damasco rojo coral:

Fotografía @Oberto Gili

Otro ejemplo. En este caso se trata de una manor inglesa situada en Northamptonshire con paredes y sillones recubiertos de damasco verde citrino.

Fotografía @Pascal Chevallier

Y de las paredes enteladas (opción difícil y costosa donde las haya) pasamos a otra más económica. Los papeles pintados con el mismo motivo que recrean un efecto similar.

«Danvers es un apasionado de los papeles pintados de damasco. Por mi parte, siempre he impedido que se empapelara mi casa con estos motivos, más bien porque me parecen excesivamente clásicos, más aún, cuando la arquitectura de una vivienda también lo es. “Rancios” sería la palabra exacta (y en la que todos estamos pensando), pero es un término que no me gusta utilizar porque a veces se malinterpreta o se utiliza despectivamente y porque en lo tradicional y añejo residen el encanto y el misterio de muchas casas.  Magia que, a veces, podemos hacer desaparecer a base de reformas impersonales y desangeladas.  Ahora bien; las tendencias en decoración, las nuevas creaciones de muchos diseñadores, la inspiración de otros tantos decoradores para ubicar esos diseños en el lugar preciso y especialmente las magníficas fotografías que hacen de toda esa labor muchos profesionales, han logrado que, progresivamente, vaya observando con detenimiento estos papeles y reconciliandome con ellos. Cualquier día empapelaré con motivos de damasco …

Como por ejemplo con este papel pintado de Sanderson modelo Poppy Damask :

o con Serendipity Bridgewater Damask Wallpaper también de Thibaut clásico y chispeante:

O este papel modelo Torino diseñado por Sheila Bridges, de quien ya os hablamos en esta otra entrada, para esta cocina de la que vamos a ver dos fotografías a continuación:

Inconfundible diseño de Morris and Co modelo Wandle con un fondo de color azul y piedra. Este diseño data de 1884 y forma ramas árboles con formas serpenteantes de las que emanan flores:

Curtys Damask de Thibaut: una reinterpretación actual de estos motivos:

Frech Quarter damask de Thibaut en grises y blancos (combinados con muebles contemporáneos):

El diseño Malmaison de Zoffany se inspiró en un  diseño de damasco de principios de 1800 (se trata del damasco clásico por excelencia) con motivos típicos de frutas estilizadas y hojas que se desplazan. El equilibrio de color se logra imprimiendo el color de fondo sobre una plataforma metálica para darle efecto textil, a continuación veremos dos fotografías: 

 

Poppy damask de Sanderson, una propuesta en tonos mostaza (color que me resulta difícil como toda la gama de los amarillos), sin embargo este me encanta:

Un patrón que nos recuerda a un encaje textil. Se trata del modelo San Marco creado por Rubelli. Este modelo de la colección Venezia está elaborado exclusivamente de seda de alta calidad.  Es osado y perfecto para habitaciones con grandes dimensiones y se puede combinar como muebles de estilo vintage como los que vemos en esta fotografía. Desventaja (el precio):

El diseño del papel pintado The Dukes Damask de Cole & Son se inspira en las sedas que revisten las paredes del Palacio de Kensington y el Palacio de Hampton Court. La paleta de colores representa los tonos que podemos encontrar en las paredes y tapicerías estos los palacios, incluidos los grises de piedra y los neutros, amarillo intenso, oliva suave, musgo y rosa:

Tussah Damask es un diseño muy delicado que se encontró en los archivos de Zoffany. Probablemente se trate de un patrón de principios del siglo XX basado en diseños más antiguos. Tonalidades neutras para aquellos que temen cansarse de diseños más atrevidos:

Parsian Damask de Thibaut en rojo :

Este papel pintado de damasco de Cole & Son ha sido serigrafiado a base de tinta metálica sobre una base de color crema verde y gris pálido.Carmen, toma su nombre de la ópera de Georges Bizet. El diseño data de la Francia del siglo XIX y posiblemente esté copiado de un diseño de una fábrica de tejidos de seda de Lyon:

y uno de mis favoritos (requiere una estancia con mucha luz, eso sí) es el modelo Versailles (en azul) de Zoffany. Un magnífico diseño extraído del archivo de Zoffany con motivos de girasoles y hojas de acanto. El patrón original data de mediados del siglo XVIII entre 1735-50 y estaba elaborado en damasco verde oscuro y que, a su vez, se extrajo de una seda roja que fue tejida especialmente para  Luis XIV de Francia y utilizada para los interiores de Versalles.

Hay una serie de consejos “constantinianos” que quisiera daros antes de empapelar si os animáis y no lo habéis intentado antes. Llevo empapelando mi casa desde el año 2000, no la concibo pintada. Incluso empapelo en papeles de colores lisos.

En este post hemos visto una serie de fotografías con distintos modelos que pueden gustarnos más o menos. Existen miles de páginas en internet en las que podéis seguir contemplando modelos. Pero os aconsejo que no compréis directamente online, sino que vayáis a la tienda y os entretengáis con los catálogos (es fantástico ver muestras de papel pintado), que toquéis el papel y sintáis la textura. He patinado más de una vez eligiendo papeles a través de fotografías (de hecho, cualquier página web de venta de papel pintado avisa de esta circunstancia) que luego no han tenido nada que ver con la elección que había hecho en un principio, y si bien se pueden devolver, tendremos que pagar los gastos de devolución y no, la gran mayoría no estamos para tirar nada.

A la hora de elegir a un profesional que os empapele procurad que esté entrenado (en pocas palabras: que lleve tiempo empapelando) y que sepa calcular a la perfección los rollos que debemos pedir para que no nos falte ni nos sobre papel. Que tenga en cuenta que hay papeles con dibujos muy definidos en los que se pierde material porque requieren muchos recortes (flores, árboles, pájaros) y por lo tanto hay que pedir más rollos de los previstos. Ah, y siempre pedir un par de rollos de reserva para solventar algún imprevisto. A base de errores, algo habré aprendido, pero si podéis evitarlos desde un principio, mejor que mejor. Palabra de Constance» …

Y nos despedimos hasta la próxima entrada no sin antes desearos un feliz fin de semana. Bajan las temperaturas y llueve (se supone que esto durará poco) así que si salís no olvidéis la gabardina. Extraña primavera la de este año.

Si os ha gustado el artículo, os damos las gracias por compartir.

 

 

Imagen destacada

Papel pintado Versalles de Zofanny 

www.stylelibrary.com

Este artículo tiene 2 comentarios

  1. A gusto en casa

    Hola, Laura: Estupendos consejos finales y maravillosa reflexión. Yo también abogo por una reinterpretación de este tipo de papel. Como ejemplo de lo que más me ha gustado, me quedaría con los de tonos azules. El tono mostaza, efectivamente, lo veo más clásico. Un beso!

  2. retroyconencanto

    Le daríamos una oportunidad a estos papeles, sobre todo a las versiones más modernas y alegres que has mostrado al principio del post… Nos ha hecho mucha gracia que utilizaras el término “rancio” que, nosotras usamos mucho para definir cierta tipo de decoración que no ha sido capaz de evolucionar en generaciones… hijos que tienen las casas igual que sus abuelos, por ejemplo… Pero que nada tiene que ver con lo antiguo y la tradición, lógicamente…

    Besos mil de las dos

    J&Y

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies