Decoración / Vida y estilo
Lugares con encanto

Palacio Pucci: Florencia

Emilio Pucci (1914-1992), comenzó su actividad como modisto en el Palacio Pucci, situado en Florencia, concretamente al pie de la catedral de Santa María dei Fiori. Este palacio fue construido en el siglo XVI por el arquitecto Bartolomeo Ammanati (contemporáneo de Miguel Ángel), pero existen documentos que acreditan que la familia Pucci era propietaria de algunas viviendas situadas en el terreno donde se levantó este edificio en el siglo XIII.

Hoy Constance ha querido conjugar dos reportajes. En el año 2006, la revista Architectural Digest publicó este reportaje en su edición de diciembre, con fotografías de Marina Faust, en el que Cristina Pucci (viuda de Emilio Pucci) comentaba las remodelaciones que se habían llevado a cabo desde que había comenzado a habitar esta casa en el año 1959. Por otro lado, en el año 1998 Taschen editó un libro que, probablemente, a muchos de nuestros lectores les resultará familiar titulado Tuscany Interiors con texto de Paolo Rinaldi. Tuscany Interiors (del que hemos extraído información) hace un recorrido por Florencia, Siena, Pisa y Luca, ciudades en las que podemos encontrar algunos de los mejores ejemplos de casas italianas. Sandra Ferragamo, Sandro Chia, Francesco Ricasoli y Cristina Pucci, entre otros, abrieron las puertas de sus casas para elaborar este libro magníficamente ilustrado. El Palacio Pucci forma parte abre el recorrido y las fotografías fueron realizadas por Mario Ciampi.

Cristina explicaba en la entrevista que, al ser tan joven, la casa le parecía demasiado austera. Sin embargo; ella siempre respetó su arquitectura porque tenía capacidad para comprender que había cosas que debían mantenerse tal y como estaban y tampoco había sentido la necesidad de cambiarlas. Si bien pudo actualizar otras sin que su esposo le pusiera la más mínima pega.

Lo que en un principio era un palacio florentino anclado en el tiempo, con el transcurso de los años fue cambiando de forma sutil con los pequeños cambios que el matrimonio iba introduciendo. Es curioso que la estética de las creaciones de Pucci, nunca traspasara el umbral de su hogar, aunque, a lo largo de su vida en común el matrimonio sintiera la necesidad de hacerlo más cómodo y más habitable.

Los suelos estaban casi cubiertos en su totalidad por alfombras y debajo de éstas descubrieron baldosas de ladrillo rojas cubiertas por terrazo veneciano que decidieron restaurar. “A veces cuando quieres hacer algo nuevo, sólo tienes que eliminar los añadidos que se han ido agregando y volver a su estructura original”, comentaba Cristina.

Otras reformas sólo dieron lugar a cambios de color o a modificaciones en los tejidos. Las paredes de la sala de estar que veremos en la primera fotografía de la galería estaban cubiertas de seda roja y ella decidió sustituir estas telas por otras de seda verde que coincidían con una de sus piezas favoritas de porcelana. “Es posible que algún día, alguien de la familia quiera volver al color rojo. Sólo tendrá que cambiar los revestimientos de las paredes, así de simple”
Si el matrimonio estaba de acuerdo en que algo no les gustaba no se desprendía del objeto en sí: simplemente lo llevaba a otro lugar y posteriormente adquirían algo nuevo.

La Sala Wedgwood fue creada por un artista inglés a finales del siglo XVIII. La paleta de colores se inspira en el patrón Jaspeware de esta porcelana.

«Es curioso, el conjunto de colores en esta sala me gusta, sin embargo; no me gusta el patrón Jasperware de Wedgwood para una vajilla»… comenta Constance

Fotografía @Marina Faust

 

Fotografía @Marina Faust

Sala marrón. Situadas cerca de la ventana se pueden contemplar una mesa y una silla de pan de oro del siglo XVIII. Las cortinas de seda y el revestimiento de las paredes se confeccionaron en el Antico Setificio Fiorentino, un taller de seda fundado por la familia Pucci y otras familias en el siglo XVII:

Fotografía @Marina Faust

Otro salón con  una araña de cristal de Bohemia. Techo decorado con un fresco del siglo XVIII. Las dos pinturas son florentinas del siglo XVI, al igual que el bargueño situado entre las ventanas. La mesa en primer plano es del siglo XVIII.

Fotografía @Marina Faust

El comedor es, probablemente, la estancia más espectacular de toda la casa. Está íntegramente decorado con un fresco atribuido a Luigi Ademollo (1764-1849).

Fotografía @Marina Faust

Una araña de cristal de Murano del siglo XVIII en tonos transparentes, rojo frambuesa y azul. Preside la habitación La Maddalena, un óleo del siglo XVII de Francesco Furini, que está situado sobre un escritorio francés de marquetería del siglo XVII. Flanqueando el escritorio podemos contemplar dos antorchas venecianas.

Fotografía @Marina Faust

Piano de la sala de música diseñada en el siglo XVII por Giovani Battista Foggini:

Fotografía @Marina Faust

 

Este amplio corredor de la planta superior cuenta con excepcionales sillones florentinos del siglo XVII.

«Y en sus vitrinas se exhibe una magnífica colección de porcelana de Meissen» … apunta Constance.

Fotografía @Marina Faust

Cama con dosel del siglo XVII elaborada en Lucca (famosa por sus muebles).

Fotografía @Marina Faust

La habitación de Cristina Pucci. La cama Biedermeier está decorada con un pabellón de seda muaré del Antico Setificio Fiorentino:

Fotografía @Marina Faust

Fotografía @Marina Faust

Fotografía @Marina Faust

 

En la actualidad , algunas de las dependencias del palacio están ocupadas por talleres artesanales y tiendas.

Y nos despedimos, soñando con volver a Florencia,  hasta la próxima entrada no sin antes desearos un feliz miércoles.

Si os ha gustado la entrada os damos las gracias por compartir.

 

Todas las fotografías 

Marina Faust

para 

Architectural Digest

Este artículo tiene 2 comentarios

  1. A gusto en casa

    Hola, Laura: Una preciosidad, tanto el palacio como la ciudad. Muy buen criterio el de Cristina al haber respetado su arquitectura. Un beso!

  2. retroyconencanto

    Un palacio impresionante, Laura… Nos encanta el suelo de ladrillos rojos.

    Un beso grande de las dos

    J&Y

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies